• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El Parlamento de Cataluña votó para que Puigdemont presida la Generalidad, informó este 22 de enero el presidente Roger Torrent
    En Profundidad

    El Parlamento de Cataluña votó para que Puigdemont presida la Generalidad, informó este 22 de enero el presidente Roger Torrent

El nuevo presidente del Parlamento catalán hablará con los políticos que están en Bruselas para formalizar un diálogo efectivo con el Gobierno español, ¿qué sucederá en Cataluña? son pocas las certezas.

"La política tiene que ser el centro de todo. Por encima de todas las cosas, debe haber diálogo (...) hablaré con todos, me reuniré con quien haga falta y, sobre todo, protegeré a los 135 diputados del Parlamento", aseguró Roger Torrent, elegido el pasado 17 de enero como presidente del Parlamento de Cataluña.

A dos meses para elegir al presidente de la Generalidad y evitar que la Cámara se disuelva, Torrent informó este 22 de enero la propuesta de elegir al expresidente Carles Puigdemont para que presida la Generalidad regional, quien asegura tiene "absoluta legitimidad" para presidir a pesar de su situación con el Gobierno español y su investidura.

Puigdemont se encuentra en el exilio que se autoimpuso en Bruselas, a donde huyó en octubre para evitar ser arrestado por cargos que incluyen sedición y traición, no planea retornar a España porque aún sigue vigente una orden de detención en su contra. Su investidura telemática es una incógnita.

Cataluña se encuentra ante la constitución de un Parlamento atípico surgido tras unas elecciones convocadas por el gobierno central que no reconoce el proceso independentista, por lo que nuevamente existe la posibilidad de que se "judicialice" la designación del nuevo gobierno catalán.

Existe además en esta región una imposición del artículo 155 que se traduce en una intervención del Gobierno español, que dirige Mariano Rajoy, un mecanismo que implica el control político de las comunidades autónomas por parte del Estado ante una posible declaración de independencia en el Parlamento.

Madrid asumió directamente el gobierno de la región, cuya economía es más grande que la de Portugal, después de que la anterior administración catalana dirigida por Puigdemont declarara la independencia.

En las elecciones del 21 de diciembre pasado, convocadas por el Gobierno español, ganó la coalición de partidos partidarios de la independencia y "revalidó la mayoría independentista que prácticamente desapareció del mapa político de Cataluña al Partido Popular (PP), de Rajoy", que ahora cuenta con la menor cantidad de representados en el Parlamento, explicó a teleSUR el analista internacional Fernando Casado .

Aunque Mariano Rajoy sí logró imponer una intervención a las instituciones catalanas, Casado considera que hay un descalabro del Partido Popular a lo interno "y veremos cómo se destraba a futuro, que será posible solo con la negociación entre Madrid y Barcelona".

¿Es posible una investidura de Carles Puigdemont a distancia?

Aunque la ley no contempla nada al respecto, los independentistas alegan que puede hacerse porque el instrumento legal no lo prohíbe.

En entrevista para teleSUR, el periodista Mariá De Delas explicó que el problema en la política catalana es la judicialización, "porque muchas peticiones no las deciden los representantes electos por el pueblo sino el Tribunal Constitucional", y ya el Gobierno español ha anunciado que si Carles Puigdemont pretende asumir la presidencia de manera telemática o delegando responsabilidad sobre otro diputado, recurrirá al Tribunal.

Carles Puigdemont. Foto: Reuters

Si Puigdemont resultara electo presidente, él ha dicho que volvería sin dudas a Cataluña, porque no ha mostrado intenciones de gobernar desde Bruselas, pero si regresa, lo encarcelarán y no podrá asistir a la sesión del Parlamento. El panorama, según Mariá De Delas, es que ante la imposibilidad de que esto ocurra, se acabará invistiendo a otra persona.

Por otro lado, Torrent envió una carta al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para "dialogar y analizar la situación anómala que vive el Parlamento".

El funcionario explicó que esta carta también tiene como finalidad poder llegar a sostener una reunión para dialogar sobre los "derechos vulnerados" de los parlamentarios que se encuentran en prisión.

Crisis política en Cataluña opaca problemas sociales de España

El analista Fernando Casado considera que habrá que esperar si Torrent apostará por trabajar la agenda soberanista o se dedicará a una agenda social, debido a que actualmente pesa sobre Cataluña una serie de políticas neoliberales que han devenido en desempleo, la baja tasa de ocupación, la precariedad en el trabajo y el descenso de los salarios.

De hecho, la preocupación por la crisis política en Cataluña ha caído 8 puntos en un mes y ahora sólo es el principal problema del país para el 16 por ciento de los ciudadanos en España, según la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). 

Esta crisis ha ocultado el debate sobre la corrupción que afecta al Partido Popular y otros problemas del país como la pobreza, desigualdad, desempleo y precariedad laboral.

Casado explicó a teleSUR que esto constituye un gran desafío para Torrent, por la desconexión que hay entre la agenda catalana sobre su independencia-que ocupa la portada de todos los medios- y el malestar de la población.

La Izquierda además, tradicionalmente ha tenido problemas en España para dar una solución al conflicto de la identidad nacional.

Antonio Maestre, periodista español de "La Marea", explicó a teleSUR que el tema es que no hay un discurso en la Izquierda que compagine el eje de los problemas que aquejan a la clase trabajadora.

 

¿Hasta cuándo se prolongará la crisis de Cataluña?

De cualquier manera, los analistas coinciden en que es imprevisible por los momentos saber qué sucederá cuando un nuevo presidente tome posesión, debido a que la agenda judicial acompañará la legislatura.

Si bien se acaba de abrir una nueva legislatura, el camino para llegar a esta no fue normal, se realizaron unas elecciones convocadas por el Gobierno español, con la Generalidad intervenida por el artículo 155 después de una declaración de independencia.

Esto se suma a un choque institucional y una polarización que desdibujó en los partidos el eje derecha - izquierda, y no menos importante, que el presidente saliente de Cataluña y candidato a seguir se encuentra en condición de "prófugo" en Bélgica y que nueve diputados electos no pueden asistir al pleno.

Algunos analistas apuntan a una distensión que no acabará, porque son posiciones antagónicas que no permiten acuerdos, "aunque el tono bajará- considera el periodista Maestre- ya que si te enfrentas al Estado, acabas en la cárcel".

Todo esto ocurre en un año clave porque en 2019 se celebrarán en España elecciones municipales, autonómicas y europeas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.